Vías Pirineos de dificultad media, [escalada PD, AD, D (IIº/IVº, máx. Vº)]. Vivencias de montaña. Rincones desconocidos o escasamente divulgados. Y alguna que otra reflexión

jueves, 10 de octubre de 2013

Cresta Brazato Labaza

La popular ascensión a los ibones de Brazato, desde el Balenario de Panticosa, rodea la extremidad de un cresterío que se alinea Oeste/Este hasta elevarse en una punta sobre el ibón de Labaza, donde dobla hacia el Sur para recobrar más tarde el sentido original y morir poco después en el collado de Labaza, punto de conexión con la arista que proyectan los Dientes de los Batanes hacia el Oeste. El punto más elevado de esta vasta cresta, el pico de Labaza, se eleva a 2.767 metros y se encuentra próximo al collado homónimo (2715 metros), desde donde se deja conquistar con facilidad incluso en invierno. Existen numerosas escapatorias que interrumpen el cresterío y permiten el descenso hacia ambas vertientes, aunque no siempre son tan cómodas como pudiera parecer.
 
la cresta, vertiente de Labaza, con la punta Cara Costa a la derecha 
Respecto a la gran rama de la cresta que se inicia a la altura de los ibones altos de Labaza o Serrato y del orondo Cerro Gascón (2.526 metros), conformando una cima conocida como Labaza Occidental o Pico dero Sarrato (2.693 metros), hasta el camino de Brazato, en cuya cercanía se alza la última punta rlevante, denominada Cara Costa, de 2.509 metros y muy visible desde el Balenario, apenas existen referencias; tan solo algunas descripciones para el ascenso directo a ambas cumbres. Constataremos, además, una enorme confusión toponímica que dificulta rastrear la información disponible: podrían realizarse toda clase de salvedades a la nomenclatura que indico (y por, supuesto, a su altimetría), con particular mención de las voces Sarrato y Serrato, profusamente recogidas en la cartografía para designar ubicaciones (picos, crestas, ibones e incluso entornos) muy diferenciadas.

itinerario; en verde variante aconsejable
Sin embargo esta cresta mantiene cierto interés y constituye un objetivo decoroso; solo he recorrido una parte, la mitad occidental, pero espero tener ocasión de completar la travesía íntegra. El itinerario que voy a describir parte del camino hacia el gran ibón de Brazato, el cual se abandona justo debajo de la cresta, cuyos primeros escarpes, aderezados de pino negro, dan la impresión de ser tan embarazosos como desprovistos de interés. Una pequeña canal, muy evidente, permite el acceso a la cresta, cerca de una primera punta que se alcanza sin dificultad (Iº), ya desaparecida la vegetación árborea; en la brecha cercana se encuentra un hito que sugiere otro acceso a la cresta, quizá más cómodo. A partir de este punto, nos espera una confortable y fácil trepada hasta una segunda punta, más importante, Cara Costa. El descenso a su brecha oriental no es sencillo; debemos mantenernos cerca del filo de la cresta, con tendencia a la vertiente Norte (Balneario), hasta donde sea posible una corta pero delicada travesía horizontal (IIIº) que nos trasladará hasta la brecha, en medio de la cual se alza una característica roca, y desde donde se puede abandonar la excursión hacia ambas vertientes.

la punta de Cara Costa, vertiente oriental
La segunda sección del cresterío resulta más complicada, pero también de mayor interés. Sin embargo, es muy posible que iniciar el ataque por la vertiente norte pueda solventar con extrema facilidad la conquista de los primeros bloques, dislocados y verticales, poco propicios a un asalto directo. No lo hice así y busqué la solución hacia la derecha (vertiente de Brazato), embarcándome en un caos de rocas no muy difíciles (pasos aislados de III), pero donde pesa la amenaza de un ambiente hostil. En cualquier caso, enseguida se llega a un delgado filo que se cabalga mediante un elegante paso (IIIº, nada expuesto); ya no abandonaremos el perfil cimero, que nos obsequia con una agradable y variada progresión, incluida una corta baravesa horizontal, en los lindes de la próxima brecha, por la que concluí el recorrido de la cresta y descendí hacia el Balneario.

la continuación de la cresta hacia el Este
El itinerario reseñado no debería en ningún caso superar el IIIº, sobre sólido granito, eso sí, en la vertiente norte plagado de líquen, siempre azaroso cuando se encuentra húmedo. En cuanto a la continuación… desde la brecha se adivinan algunas complicaciones en lo que pudiera constituir una sección muy bonita e interesante. En caso de que resultase imposible la progresión por el filo de la arista, parece de mayor interés el flanco que mira al Balneario.

el pico occidental de Labaza, sobre el ibón del Serrato;
al fondo, izquierda, el pico de Labaza, máxima altura, 2.767 metros.

el pico occidental y su cresta hacia Cara Costa